3 de septiembre de 2009

Te perdiste en ese mar...

Hoy estuve en la playa, con ese bikini negro que tanto adorabas y unos libros en alemán encima de las rodillas. Nos sentamos justo en la orilla, tal y como lo hacíamos tú y yo. Las olas rotas engullían nuestros pies y Sophie me gritaba entre risas que me metiese en el mar con ella.
Yo no podía dejar de leer, intentando no pensar que el único que conseguía que me metiese en el mar, entre las olas, eras tú. Y el brillo de tu mirada era más grande que el del sol...

No hay comentarios:

Publicar un comentario